El grado en ADE me permite actualizar y consolidar mis conocimientos profesionales
Mònica Àvila
Estudiante de 4º curso de ADE

Aprender es mi pasión: aprender para entender el mundo que me rodea, aprender para hacer mejor mi trabajo, aprender para dar sentido a mis responsabilidades dentro de la empresa, aprender para disfrutar más y mejor del arte, sobretodo de la música.

 

Cuando hice los 16 años, tuve que ponerme a trabajar. Después de toda una jornada laboral, no me disponía de demasiado tiempo libre pero no renuncié a continuar la formación. Completé mis estudios secundarios y, así que pude, me matriculé en la diplomatura de Graduado Social de la Universidad de Lleida. Eran unos estudios semipresenciales que podía combinar bien con el trabajo y, así, no dejar de aprender. Fue una buena experiencia que me permitió conseguir un diploma universitario que completaba mi formación como administrativa.

 

Mi trayectoria profesional siempre ha sido en el ámbito de la administración y la gestión de empresas. El trabajo es una buena escuela. En el lugar de trabajo aprendes muchas cosas que no te enseñan en el aula. Pero, de vez en cuando, necesitas ponerte al día. Por eso, durante mucho tiempo, hice un montón de cursos de especialización para actualizar mis conocimientos has que me di cuenta que necesitaba consolidar y poner orden todo lo que había aprendido con tantos años de trabajo y estudio. ADE era el grado que se ajustaba más a lo que yo buscaba. Pero, ¿cómo lo haces para estudiar una carrera a la vez que trabajas y tienes una familia?

 

En UManresa, he encontrado la respuesta. Está cerca de casa y me permite seguir los estudios en la modalidad de vía lenta, que quiere decir que hago menos asignaturas que mis compañeros. No me importa porque así puedo saborear mejor cada nuevo aprendizaje. Sin estrés. Poco a poco.

Las clases se realizan por la tarde y todas las horas de cada asignatura se concentran en un solo día, lo que me permite dedicar un par de días a la semana ir a la universidad: perfecto para combinarlo con el trabajo.

 

Además, los grupos son reducidos y el trato, tanto con el profesor como el personal, es muy directo. Es fácil participar. Es fácil ser tú mismo. Es fácil mejorar. Estudiar ADE cuando ya llevas un bagaje profesional de muchos años en la empresa, es muy enriquecedor. Me está ayudando a consolidar todo lo que he aprendido en la práctica y a poner un marco teórico a tareas que, hasta ahora, hacía de forma intuitiva.

 

Estoy muy contenta de mi decisión de estudiar ADE en UManresa. Y es que me pone las cosas fáciles para poder continuar ejercitando mi pasión: aprender.

Si quieres más información sobre el grado en ADE, rellena el siguiente formulario:

contacta ahora