Cátedra de Simulación y Seguridad del Paciente
Cátedra de Simulación y Seguridad del Paciente

MISIÓN

La misión de la Cátedra de Simulación y Seguridad del Paciente es generar, difundir y transferir conocimiento sobre la seguridad del paciente a través del uso de la simulación y de la innovación docente en todos los ámbitos asistenciales para la mejora de la práctica clínica y la atención integral y avanzada de los pacientes.

 

VISIÓN

La cátedra SIM-SEP quiere convertirse en motor del desarrolo de actividades docentes, de investigación aplicada, de innovación y transferencia del conocimiento para promover nuevas prácticas asistenciales más eficientes, más innovadoras y más seguras.

 

VALORES

Els valors que rigen la cátedra son:

>> El compromiso con el ciudadano como paciente, como objetivo y referente de las actividades asistenciales.

>> La colaboración y cooperación entre los diferentes actores: investigadores, profesionales sanitarios de atención primaria, de centros hospitalarios y de salud pública, entidades sociales, ayuntamientos, Generalitat de Catalunya y con la Universitat de Vic - Universitat Central de Catalunya como elemento nuclear desde su campus Manresa.

>> La participación colectiva de los diferentes actores en la definición de los objetivos y la planificación de las actividades.

>> El arraigo al territorio del Bages, Osona y la Cataluña Central e Interior como escenario de despliegue de las actuaciones y abierta a las colaboraciones con otros grupos catalanes, estatales e internacionales.

>> La translación de la investigación en programas de simulación y seguridad de los pacientes de calidad, eficiencia y sostenibilidad.

>> El profesionalismo como principio dinamizador de las actividades.

>> La ética y la integridad como núcleo central de la docencia y la investigación.

>> La transparencia en la gestión de la cátedra y sus actividades.

>> La calidad docente y de la investigación como principio rector de todas las actividades realizadas por la cátedra.


LA SEGURIDAD DEL PACIENTE

 

La seguridad del paciente es una dimensión de la calidad asistencial que busca reducir y prevenir riesgos asociados a la atención sanitaria. Su relevancia nace del imperativo ético "ante todo, no hagas daño" y del convencimiento que no es aceptable que un paciente presente daños derivados de la atención recibida de la cual se espera que sea sanadora y proporcione confort y calidad de vida. Aun cuando el error humano puede aparecer, hay que adoptar medidas para que las causas que lo producen sean reducidas de forma sistemática.

 

Uno de los aspectos más importantes en la seguridad del paciente es la prevención de los acontecimientos adversos en la atención sanitaria. Normalmente, cuando se habla de acontecimiento adverso se hace referencia a las consecuencias negativas de una intervención sanitaria que, de forma no intencionada, causa algún daño al paciente. A menudo, requiere más días de hospitalización, más medicación o nuevas intervenciones y, en consecuencia, ocasiona sufrimiento al paciente, familiares y profesionales sanitarios que lo han atendido y encarece el proceso sanitario de forma significativa.

 

Los estudios realizados hasta el momento muestran que la magnitud de los problemas derivados de las deficiencias en la seguridad es eleveda. Se estima que entre 44.000 i 98.000 personas mueren cada año a causa de los problemas de seguridad atribuibles a la atención sanitaria en los EUA. En España, el estudio ENEAS (2006) mostró que hasta el 9% de los pacientes ingresados en un hospital sufren algun acontecimiento adverso relacionado con la atención sanitaria, siendo el uso de medicamentos la principal causa identificada con un 37% del total de causas seguida por la infección relacionada con la atención sanitaria (25%) y por la aplicación de técnicas y procedimientos (25%). En la atención primaria, se ha observado una prevalencia de acontecimientos adversos del 19%, el 48% de los cuales relacionados con la medicación.

 

Según un estudio realizado en nuestro contexto, Cataluña, se estima que un 7,4% de los pacientes ingresados en hospitales presentan un acontecimiento adverso y que casi el 50% se podían haber prevenido. Aunque la mayor parte de los pacientes sufrieron una lesión recuperable, un 8,6% de los acontecimientos considerados prevenibles ocasionaron una discapacidad permanente y un 5,6% murieron. Aproximadamente un 23% de los acontecimientos adversos fueron infecciones relacionadas con la atención sanitaria.

 

Los acontecimientos adversos son una causa importante de gasto sanitario. Se ha estimado que suponen aproximadamente un 6,7% del gasto sanitario total de los hospitales y, en España, tienen un coste de oportunidad superior a 1.000 millones de euros anuales. Esto significa que, si se eliminaran, la sanidad podría destinar estos recursos a otras mejoras de la calidad en la atención.

 

En el 2005, impulsado por el Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya y en línea con la estrategia de la OMS, se desarrolló la Alianza por la Seguridad de los Pacientes de Cataluña para establecer una red de grupos de interés (integrada por centros sanitarios, instituciones, organizaciones patronales, sociedades científicas y colegios profesionales del sector salud) que se implicaran en la promoción de la seguridad. Un elemento estratégico para garantizar que la atención sanitaria que reciben los ciudadanos de Cataluña sea segura es la implantación de la cultura de la seguridad en los centros sanitarios.

Seguridad del paciente

La simulación, como metodología docente, se fundamenta en diferentes puntos de vista sobre el aprendizaje: experiencial, constructivista y colaborativo. Resulta básico conocerlos para entender y conseguir esta nueva mirada. Solo así podremos profundizar en la optimización del ciclo de aprendizaje que se vive con la simulación.

 

Las técnicas de simulación han demostrado ser efectivas para la mejora de la capacitación profesional y el trabajo en equipo en muchos aspectos de los procesos asistenciales. Son muchos los factores contribuyentes y las causas de los errores en la atención sanitaria que pueden trabajarse des de la herramienta de la simulación clínica. Desde aspectos más competenciales y de habilidades, hasta habilidades no técnicas, de comunicación, organización y de trabajo en equipo.

 

En este sentido y relacionado con el ámbito de la docencia y la formación, es importante poner en valor la simulación como herramienta de aprendizaje que genera un espacio y situación similar a la realidad, que incorpora medios técnicos audiovisuales que permiten practicar, analizar y reflexionar con la ayuda de un profesional experto sobre la formación en habilidades de los profesionales de las Ciencias de la Salud. La simulación se convierte así en elemento de aprendizaje a partir de la propia experiencia y, por  otro lado, pone en valor la seguridad del paciente promoviendo una estrategia formativa orientada a disminuir los riesgos innecesarios en la atención sanitaria.

 

Finalmente, relacionado con el ámbito de la investigación y la innovación hay que poner en valor los aspectos relacionados con la investigación en seguridad de pacientes, aportando la evidencia científica que justifique la implantación de estrategias y buenas prácticas en el campo de la seguridad de la atención sanitaria y, por otro lado, poniendo en valor la simulación como elemento que posibilita la realización de proyectos con riesgo cero.

 

En esta misma línea, será relevante la investigación en métodos de aprendizaje con simulación, profundizando mediante programas de investigación que apliquen nuevas tecnologías en el ámbito del paciente. En paralelo y, teniendo en cuenta la simulación como motor de la innovación, es una buena herramienta para probar si otras maneras de proceder pueden ser más efectivas y eficientes.​


CONTACTA CON LA CÁTEDRA DE SIMULACIÓN Y SEGURIDAD DEL PACIENTE

Coordinadora: Dra. Carlota Riera Claret

Campus Manresa

Universitat de Vic - Universitat Central de Catalunya

T. 93 877 41 79

catedrasimulacio@umanresa.cat